Jabones de café: beneficios para la piel

El café es utilizado diariamente por muchas personas para combatir el sueño, para acelerar el metabolismo o simplemente porque les encanta su sabor. Sin embargo, también se puede utilizar como jabón, ya que aporta múltiples beneficios para la piel, además, de tener un agradable aroma.

Para hacer jabón de café se necesita un cuarto de taza de café molido que ya hayan utilizado; una cucharadita de vainilla y ocho onzas de jabón de glicerina.

Lo primero que deben hacer es poner a fuego lento el jabón de glicerina en baño maría. Una vez que esté derretido, le añaden la cucharadita de vainilla y un poco de café.

Después, engrasan un molde, colocan el café molido en el fondo y vierten el jabón derretido. Finalmente, dejen enfriar hasta que se endurezca, pero deben dejar que pasen unos días para que se conserve y adquiera las propiedades necesarias para la piel.

Uno de los beneficios del jabón de café es que ayuda a combatir la celulitis, ya que mejorará la circulación del cuerpo, porque elimina las toxinas de la piel y por tal razón el aspecto mejora.

Hay que señalar que el café es antioxidante, hidratante, vigorizante y exfoliante. Por tal razón, es un excelente producto para mantener la piel joven y reafirmada.

Los restos del café también pueden utilizarse para muchísimas otras cosas, si quieren conocerlas, pueden leer esta nota: Qué hacer con los restos del café

 


Fuente: Semana.com